Lifting de Muslos y Brazos

Cuando nos referimos a lifting de brazos o muslos queremos hablar de la parte interna de los brazos y de los muslos, estas zonas tienen mucha tendencia a descolgarse con los años, pero sobre todo es un problema que afecta a las personas que han perdido mucho peso.

La flaccidez cutánea con la grasa resultante forma unas bolsas que no solo son antiestéticas sino  que además producen problemas de movilidad y también  a la hora de vestirse,  ya que obliga a la persona a llevar ropas muy anchas para que esas zonas no estén  excesivamente comprimidas.  Además muchas de estas personas en los meses calurosos suelen sufrir infecciones en las zonas de los pliegues de la piel además de mal olor. Todo esto provoca importantes problemas psicológicos asociados  y muchas personas evitan exponerse en público o llevan ropas que ocultan el problema a pesar de pasar calor.

Diferentes opciones de tratamiento

Como en todas las cirugías, existen varias técnicas para tratar estos problemas, las principales son las siguientes

  1. Liposucción
  2. Dermolipectomia o resección de piel sobrante
  3. Combinación de ambas

¿CUÁNDO SE EMPLEA CADA TÉCNICA?

La liposucción por si sola está indicada en casos leves o moderados en los que no existe flaccidez de piel y el problema solo lo causa la acumulación  de grasa. En estos casos la cirugía es sencilla con una rápida recuperación y unos resultados satisfactorios desde el primer momento

La dermolipectomia  se emplea cuando nos encontramos con una flaccidez cutánea  acusada y se necesita eliminar el exceso de piel sobrante, en estos casos existen diversas técnicas a emplear en función de la localización y de la cantidad de piel sobrante.  Actualmente se tiende a realizar la menor cantidad de cicatrices posibles y por ello se han desarrollado técnicas llamadas “cicatriz corta” que minimizan este problema. Otra característica fundamental es ocultar las cicatrices en las zonas menos visibles del cuerpo.

Lo más común es combinar ambas técnicas porque el problema más frecuente que nos encontramos en la clínica son casos en los que hay piel sobrante y grasa acumulada. La aplicación de ambas técnicas asegura el mejor resultado funcional y estético.

RECUPERACIÓN RÁPIDA

La recuperación es rápida, en unos 15 días las heridas ya están cerradas y la inflamación ha remitido mucho, pero se recomienda utilizar una faja compresiva entre 4- 6 semanas. Las cicatrices resultantes sobre todo en los brazos suelen ser bastante visibles durante muchos meses y requieren de tratamientos posteriores para ayudar al proceso de cicatrización.

ALTO ÍNDICE DE SATISFACCIÓN

Estas cirugías son muy bien aceptadas con un alto índice de satisfacción por parte de los pacientes dado que soluciona todos los problemas físicos y psicológicos, mejoran sus relaciones sociales y personales, proporcionando una gran calidad de vida.

¿Quieres más información?

Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos en todo lo que necesites.

615 696 247



(*) Campos requeridos.

SUBIR